Reducir el estrés de visitar una clínica

Visitar la clínica veterinaria puede producir estrés en la mascota, que asocia el camino ya como un espacio “enemigo”. Esto, creado a menudo por situaciones que les incomoda al recibir vacunas o la visita siempre que se encuentran enfermos, puede provocar cierta incomodidad del propietario.

Cabe tener en cuenta que los veterinarios somos los amigos de las mascotas, por lo que la relación del dueño con su mascota antes y después de la visita es crucial:

  • Premios ante una conducta adecuada
  • Limita la cantidad de comida en las horas previas a la consulta
  • Intenta pasar el menor tiempo en la sala de espera