Guía de cuidados de una TORTUGA

¿Siempre has querido tener una tortuga en casa? ¿Ya la tienes, pero te gustaría conocer cómo llevar a cabo alguno de sus cuidados de forma correcta? ¡Sea cual sea tu caso, este post, es para ti! ¿Sabes que las tortugas es una de las mascotas más queridas por niños y adultos? ¡Tienen una simpatía especial y, sin duda, un encanto que te robará el corazón! Por eso, queremos contarte todos los detalles para que tu tortuga sea la más feliz en tu hogar. ¡No te pierdas nuestra GUÍA DEFINITIVA CON CUIDADOS PARA TORTUGAS!

¿Nos acompañas? 🙂

CONOCE A LAS TORTUGAS

Antes de nada, es importante que sepas algo más de información acerca de estos animales. Una tortuga es un reptil terrestre protegido con un caparazón de placas óseas, dentro del que puede esconder tanto su cabeza como sus extremidades (patas y cola). Cuenta con cuatro patas, un cuello que se alarga y encoje y una cola. Su boca no posee dientes, pero se alimenta principalmente de especies vegetales. Una de sus principales características es la lentitud e sus desplazamiento.

Además, tienes que saber que existen dos tipos principales de tortugas:

  • Tortugas terrestres: sus patas poseen forma de tubo y tienen unos dedos fuertes que les permiten mayor sujeción al suelo.
  • Tortugas acuáticas: poseen una serie de membranas en sus patas, lo que les permite una mejor adaptación al medio acuático, así como nadar.

En casa, se puede disfrutar de ambos tipos de tortugas. No obstante, debes saber que, aunque existen numerosos tipos de tortugas que puedes tener en tu hogar, existen algunas especies que son más idóneas para tener como mascota. Así, las especies de tortugas para tener como mascota más populares son: la tortuga de bosque, la rusa, la de orejas rojas y la tortuga pintada. ¡Cualquiera de ellas será perfecta para una buena compañía en casa!

LOS CUATRO CONSEJOS INDISPENSABLES

Si estás decidido a tener una tortuga en casa como mascota, tienes que conocer estos consejos que te mostraremos a continuación. ¿Vamos a ello?

  • Un espacio adecuado

Algo fundamental que debes tener en cuenta es el tamaño de la tortuga, tanto cuando la adoptes como cuando crezca. ¡Esto es primordial para su bienestar! Hay especies de tortugas que se hacen de un gran tamaño y si no vas a poder mantenerla en tu hogar cuando sea adulta, lo mejor será que elijas otro tipo de mascota, ¿no crees? ¡Su felicidad debe ser lo primero!

Si tienes una tortuga terrestre, un jardín o una terraza será su lugar perfecto. A esto le añades un terrario con el sustrato adecuado y será la mascota más feliz. Si, por el contrario, eliges una tortuga acuática, deberás disponer de un acuario. Es mejor que este incluya piedras, algas, agua adecuada, etc.

  • Su alimentación: la base de todo lo demás

Como en casi cualquier mascota, un aspecto fundamental es la alimentación de tu tortuga. Como te hemos indicado, comen vegetales, aunque algunas especies también incorporan en su dieta algún animal, como insectos o babosas. Por ejemplo, las tortugas acuáticas son consideradas omnívoras, por lo que podrás administrarle más proteína que a las terrestres.

No obstante, es importante consultar la dieta de tu tortuga con un profesional. Sólo los veterinarios podemos saber qué es mejor para tu tortuga en concreto. ¡Y haremos todo lo posible para que su alimentación sea un diez!

  • La luz de sol, su fiel compañera

Debes saber que muchas especies de tortugas encuentran en la luz solar su fuente de energía y de una temperatura corporal adecuada. Por eso, si tienes una tortuga acuática, deberás poner su acuario cerca de alguna ventana, donde pueda recibir luz diaria y de forma permanente. En el caso de las tortugas terrestres, también lo necesitan aunque quizá no en tanta importancia como las acuáticas.

  • Si buscas un compañero, mejor otra tortuga

Uno de los errores que cometen algunas personas es pensar que, por ser un reptil, puede convivir a la perfección con otros reptiles. ¡Nada más lejos de la realidad! Aunque sean reptiles, cada especie tiene unas exigencias concretas de temperatura, humedad o luz, entre otros. Por eso, si buscas un compañero de vida para tu tortuga, lo mejor es que sea otra tortuga. ¡Y de su misma especie!

Además, suele ser recomendable que en los terrarios solo haya un único macho. De lo contrario, si conviven varios machos, pueden llegar a pelear entre ellos.

Recuerda que, en VALDIVET, podemos ayudarte con el cuidado y la salud de tu tortuga. ¡No dudes en concertar una cita con nosotros! Te atenderemos encantados… ¡A ti y a tu pequeña!