Golpe de calor

NO DEJES QUE TU PERRO SE CUEZA!

 

 

Ya ha llegado el verano y empezamos a sufrir sus altas temperaturas. Nuestros perros padecen especialmente en este caso ya que no disponen de glándulas sudoríparas repartidas por el cuerpo. Para regular la temperatura lo hacen mediante jadeos, y eliminan el sudor a través de las almohadillas de sus patas.

En los días de calor intenso, estos mecanismos pueden no ser suficientes y si no llevas a cabo las medidas que te indicaremos a continuacción, tu perro puede sufrir un golpe de calor, un trastorno grave que puede resultar mortal si no se actúa a tiempo.

Síntomas del golpe de calor:

  • Temperatura corporal superior a 42º C
  • Taquicardias
  • Jadeo excesivo
  • Lengua pegajosa y decolorada o demasiado oscura
  • Estupor y tambaleo, con posible pérdida de conciencia
  • Diarrea y vómitos
  • Daños mayores tales como hemorragias, insuficiente renal o hepática, daño cerebral, e incluso fallo multiorgánico.

¿Cómo debemos actuar ante un golpe de calor en nuestros perros?

Lo principal es aplicar calma, y actuar de forma rápida. Debes llevarle a la clínica veterinaria más cercana, pero mientras tanto, puedes aplicarle unos primeros auxilios que le serán de gran utilidad:

  • El primer objetivo es hacer que su temperatura corporal descienda, por lo que es conveniente ir mojándolo continuamente con agua. Podemos refrescarlo con un poco de agua no muy fría porque produce vasoconstricción y hace perder menos calor.
  • Intenta que vaya bebiendo agua fresca sin acelerarse. Ni mucha, ni muy rápido, para que vayan estabilizándose sus niveles de hidratación.
  • Aunque el animal haya bajado la temperatura, aún no está fuera de peligro pues sus órganos internos pueden estar dañados. Por ello, debemos llevarle al veterinario para que unos análisis de sangre nos digan si su organismo funciona correctamente.

¿Cómo evitar un golpe de calor?

  • No saques a tu perro a pasear en las horas centrales del día en los días calurosos. Mejor por la mañana o con la caída del sol.
  • Procura que tu perro siempre tenga agua fresca disponible. Si está en el exterior, intenta habilitarle una zona sombreada y fresquita.
  • No hacer ejercicio intenso los días de mucho calor.
  • Si sales de excursión con él y hace mucho calor, intenta que camine por la sombra y ofrécele agua a menudo.
  • Nunca dejes a tu perro encerrado en el coche en el aparcamiento del supermercado cuando sales a comprar. Al calor que se acumula en el coche hay que añadir la ansiedad que les produce estar encerrados solos, que puede aumentar los síntomas del golpe de calor.
  • Por último, ten especial cuidado si tu perro es de facciones chatas (Bulldog o Carlino), ya que estas razas, por sus características en términos de respiración, están más expuestas a desarrollar mayores complicaciones ante un golpe de calor.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *